" /> Valencia La Nuestra – Louucampos

Valencia La Nuestra

Ávila-Caracas
agosto 10, 2017
Vivero café jardín
abril 27, 2019

Valencia La Nuestra

Excusión Parque Filas de la Guacamaya

¿Estás preparado para esta aventura?

Para el que ha vivido toda su vida en Valencia. Lo más seguro es que en algún momento sus padres los llevaran a visitar el Acuario de Valencia. Esta es la primera estación a la que debes llegar para iniciar este recorrido. El 25 de noviembre junto a Valencia La Nuestra (VLN), Healthy Kats y más de 20 personas hicimos esta ruta.

¿Qué necesitas saber antes de hacer este recorrido?

Llevar bloqueador y ropa adecuada para la exposición al sol y la naturaleza (te recomiendo ropa deportiva y un mono o pantalón que te cubra las piernas porque puede llegar a ser incomodo al caminar el roce con las plantas).

-Hidratación y algo de comida para 4 horas de paseo (entre ida y vuelta).

-Las personas que llevan vehículo tendrán un estacionamiento seguro en el Acuario de Valencia.

-Si sufres de alguna condición médica, tomar previsiones.

Durante mucho tiempo, distintas agrupaciones, movimientos ecoturísticos e instituciones públicas y privadas. Desarrollan múltiples actividades en el Parque La Guacamaya en busca de potenciar el área turística que tiene este espacio natural, que es un punto histórico importante de la Ciudad de Valencia.

VLN busca realizar constantemente este tipo de actividades, como lo ha sido también el “Festival de Papagayos” en donde asisten una gran cantidad de valencianos a disfrutar de un día distinto.

Puntos de la excursión guiada:

Las Tres Cruces. En este primer punto te encuentras de frente con el paisaje de la hermosa ciudad con un entorno envuelto en montañas magnificas. Esta estación es tradicionalmente recorrida por los religiosos en semana santa. Las cruces están sobre un pedestal que poseen una base con compartimientos para así encender candelabros con velas como parte de la tradición.

Entre charlas y el escuchar historias sobre la gran ciudad llegamos a nuestra segunda estación. La Cueva del Indio, a primera vista asusta un poco. Lo primero que se puede observar es una ranura en el suelo que deja ver un basio un poco profundo.

En este punto te preguntan si deseas continuar con otro grupo el recorrido a la siguiente estación o entrar a la cueva, la decisión la tienes tu. Yo decidí vivir la experiencia y no me arrepiento.

El equipo de VLN prepara todo para bajar, Carlos biólogo graduado y amante de la naturaleza es el primero en contarnos un poco de como tenemos que proceder desde ahí “esta es la casa de los murciélagos, nosotros somos sus invitados” destacó Carlos.

Así dejándonos saber que debíamos ser lo más cautelosos posible para no molestar a los murciélagos y con esto las recomendaciones eran:

-No hablar muy fuerte

-Caminar agachados

-Apagar los teléfonos

-Si se va a usar alguna linterna o luz para alumbrar que la dirección siempre sea hacía bajo

Puedo afirmar que esta es una experiencia que nunca olvidare, amo vivir cosas nuevas y esto lo fue. Al bajar a la cueva hay un sustito en tu corazón, tus manos empiezan a sudar. Era como realizar un deporte extremo, tal vez no pero así lo veía yo.

Bajamos por una cuerda, fue sumamente rápido y sencillo, más de lo que esperaba. Al caminar un poco, encontramos algo muy peculiar, era un rostro tallado en piedra, admito a verme sorprendido mucho.

Nos cuentan que esto es parte de los ritos que agrupaciones hacen dentro de la cueva. Presumen sea el rostro de uno de los santos de los Santeros, no hay como confirmar esto, pero son los grupos que más bajan a esta cueva.

Son muchas las historias que nos contaron, entre alguna de ellas que muchos acampan en esta cueva, hacen fogatas y demás. El recorrido es corto, pero innegablemente deslumbrante. Al llegar a lo último de la cueva, encuentras un traga luz natural ¿te perderías esta experiencia?

Los fundadores de VLN tienen mucho que contar, muchas anécdotas que le dan un valor agregado increíble. Llegamos a la cruz mayor o también conocida como Cruz de Constantino.

Construida en 1913 para celebrar los 1.600 años de la proclama que hiciera el Edicto de Milán, Constantino El Grande. Esta emblemática Cruz cumplió 100 años en septiembre del 2013.

Desde este simbólico punto religioso, se observa una majestuosa vista panorámica de todo el valle de la Ciudad de Valencia, así como de las formaciones montañosas que atraviesan al estado Carabobo.

Esta cruz, tiene muchos años y poco a poco se ha ido deteriorando. Por eso la importancia de estos recorridos, así los ciudadanos no la olvidan y no se dejan perder tan magníficos espacios. Un punto perfecto para fotografías espectaculares.

Bajamos un poco con mucho detenimiento, para no resbalarnos. A nuestro alrededor podemos observar unas casas aledañas, muchos habitan en esta montaña. Cabe destacar lo peligroso que puede ser ir solo. Una recomendación es ir con un grupo grande o con VLN que te asegura resguardo policial.

Por último, llegamos a la Capilla Ermita construida en 1905. Conocida también como la estación del viacrucis. Donde podemos tomar asiento descansar un rato y apreciar la vista.

Ya de regreso, colina abajo encontramos a la comunidad de la guacamaya, salimos hacia la Av. Fernando Figueredo caminamos unas calles hasta llegar nuevamente al punto de encuentro El Acuario de Valencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *